jueves, 13 de julio de 2017

“Trasnochando”, un espacio poético en el verano. Soren Peñalver en el Museo de la Ciudad.

       Canna brevis trasnochó en el espacio poético de SØren Peñalver.

     …y en su regreso al goce y la emoción sostenidos de las lecturas líricas, actualizando las palabras Albert Camus: «La poesía es el mundo en su mejor lugar».

        “Trasnochando” es el título con que, cada verano en julio, SØren Peñalver ofrece y estimula en el museo de la Ciudad un encuentro literario y amistoso.
     Incardinado en los actos del Festival Internacional de Folklore en el Mediterráneo, que cumple 50 años. (En el museo también se desarrolla la actividad pictórica: “50 mares para el Festival” con la consiguiente exposición de 50 cuadros alusivos). 

      Esta edición de “Trasnochando” dedica las tres noches al MAR, con el título de “50 poetas y el Mar”, una mirada poética en tres veladas literarias coordinadas por SØren

     Noche muy cálida, en la que aún en lo avanzado de la noche, el calor apenas remite e invita a la toma de granizados y agua con que obsequia el Museo a los asistentes.

    La sesión se ha iniciado con un acto de reconocimiento a la figura y obra del escritor Alfonso Pacheco, presente en el acto, en el que las actrices Conchi Pacheco e Inma Martín leen expresiva y notablemente dos producciones del autor, escritas en este día, y en las que se muestran experiencias de navegación vertidas en el odre literario. (Esta coyuntura cultural significa la avanzadilla de un próximo homenaje al poeta de “El nacimiento de Aftalia”).
     
   Así, con la Luna protegiendo, ahora que está en menguante, ha comenzado este diálogo intimista, celebrado en tierra adentro y que se inunda de poéticas palabras que aluden al Mar.

    Entre los invitados a la lectura de textos de inspiración marítima, acudió el Grupo de Teatro Leído “Canna brevis”. (Cinco de sus componentes, —Diana de Paco, Carmen Antúnez, Loreto Martínez, Leticia Varó y Pepa Alcaraz— han justificado su ausencia. Para ellas, ha habido palabras afectuosas de SØren Peñalver que se resumen en un rotundo: “Os echamos de menos”, y también corrobora Santiago, presidente de APROMUBAM).
  
        En esta ocasión, la fórmula ha sido la de tomar como base textos literarios en los que el Mar es protagonista, y que ha preparado el escritor Santiago Delgado. Y, además, cada participante del grupo, si así lo ha estimado, aporta al tema un texto de producción propia. 

           El espacio poético asignado a “Canna brevis” lo ha iniciado Sonia Varó, con LA SIRENITA.
     Dinamarca, el aire flamea de música, disfruta de prestigio literario.      Un poema que etiqueta las relaciones humanas.



La transida melancolía de la Sirenita,
su callado grito de amor que surca los mares
y los cielos, las nubes y los vientos,
-todo eso que nos dice la Sirenita,
oteando los fríos mares del norte-
...
Y ahí está la Sirenita de Copenhague,
pidiendo a la espuma de las olas, la dejen
esperar, siempre un poco más,
que, está segura de ello, ese amor volverá.
Si vais a Copenhague, pedidle
 a las olas que esperen, que esperen
siempre un poco más.

                 A continuación, José Antonio lee, dramatiza e interpreta la “Fantasía Nautícula de Don Fadrique en La Puebla”, de Santiago Delgado. 


He aquí, el Balcón de Misa de Don Fadrique.
Semeja la popa de una gran nao
española o portuguesa del Siglo de Oro.
Las olas del océano van quedando atrás,
rotas por la orgullosa estela del navío.
Los galeotes bogan con denuedo
entre sudores y maldiciones
contra el mundo que los ha condenado.
(…)
  Un fragor de olas, envuelto en húmeda niebla
de puerto atlántico andaluz, resuena en la nave toda...




      Seguidamente, la poeta Charo Guarino, con EL REGRESO, (MELINA MERCURI, desde NUEVA YORK a "EL PIREO")
                             “…Llegando a Chipre,
                                    varando luego
                                  en playa de fina arena,
                                 sale Venus
                                 a recibir a la griega:
                               "Contigo navegaré -le dice-
                               hasta la misma Atenas;
                                pero siempre tras de ti,
                              que antes debe honrarse Ética
                              que poner altar a Belleza".
                             Arriban por último al Pireo,
                            ese puerto
                           donde el hombre aprendiera
                            que son libertad y pensamiento
                            alimento de corazón y cabeza. 



         Charo nos regala, de su génesis y sensibilidad creativa, un poema propio, “Doa”, con alto contenido del drama de las migraciones y la inutilidad destructiva de las guerras, con la emoción de las palabras así dispuestas: con todas las voces del mundo.


Días de Grecia, donde todo cautiva, el mar luminoso y sagrado de Homero y el espacio sereno de la Acrópolis, pasando por la plena y quebrada belleza de Olimpia.




     Continúa el recital con Ángela Sánchez-Lafuente, con el PASEO DE LUNGOMARE, EN DIAMANTE.

“Ah, qué gracia provinciana
y dulce, la del Paseo de Lungomare
en Diamante de Calabria.
Al borde del mar y al pie de la montaña,
el Mar Tirreno y las nubes del Otoño
 primero, como un milagro de frescura
que el viento del sur les regalara.
  Van y vienen las gentes por él,
saludándose con sonrisas y miradas,
como si fueran todos amigos,
 como si fueran todos camaradas,
                                                                     como si poseyeran todos a la vez 
                                                                    una sola y misma alma.”

        Y también dos poemas propios, de  elección de Ángela, con poética emotividad.

      Luego es el turno de Juan Soriano, con dos poemas de Santiago Delgado: uno, La Ola de Hokusai
                                           “…Sabedlo y decidlo:
                                           pasaremos todos,
                                         y quedará esta ola.”
Y el otro, “Huellas sobre la arena de la playa”

“…la espuma extrema blanca
                                      iba borrando tus huellas,
                                    y al mar profundo se las llevaba…”

video
Y agrega al momento de la noche poema propio:

ENCUENTRO EN EL MAR”

Invoco tu mar, te llamo.
                                      Mis brazos se duelen,
                                      vacíos de ti, mar en ausencia.

Melancolía que Ilumina
                                     tu mirada azul.
                                     Saluda a tu mar,
                                    háblale que añoro su beso
                                    los dos sumergidos en él.

Tu mar, piel de sol,
                                      palabra de espuma,
                                     caricias de agua iluminada,
                                     verde teñido de plata,
                                     será quien te abrace,
                                     y no yo, en un manantial
                                   de ausencia y silencio.

Palabras vacías ya de anhelo
                                   y de latido, sin pasión
                                  ni misterio.

Las olas mudas
                                en la arena descansan.
                                Un sendero estelar
                              desgarra al mar.
                              Brotó la noche.
                             No estás.


       Concluye el espacio poético concedido a Canna brevis con la breve presentación de un libro de Poesía para Niños, de una joven escritora, y del que la profesora Aurora Gil Bohórquez extrae tres poemas y los entrega al aire de la noche.



Una experiencia estética profundamente intensa como en un collage, integrando trozos diminutos de grandes palabras, y fragmentos de las inscripciones de personajes poéticos y mitológicos.

     La velada continuó hasta completar las intervenciones de quienes tenían previsto sembrar el patio del Museo de la Ciudad de poéticas palabras que hicieron presente el Mar.



     Los humanos, seres que se expresan, aciertan a vivir más allá de límites cerrados, a salir más allá de nosotros mismos.

2 comentarios:

  1. Siempre, siempre, te encuentro rodeado de poesía, Juan. Aunque hagas una crónica de "la caló" que hace en Murcia o de cualquier otro tema ajeno. La poesía está en ti. Y en tu voz, con ese regalo extra, al final de la entrada, de tu poema. No puede recibirse mejor, y con mejor poesía, al verano en Murcia.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Juan, por esta nueva crónica, y por tu amistad poética 😊

    ResponderEliminar